Mitos y realidades de la “hidroterapia de colon”

Síndrome de Intestino Irritable por el Dr. Chaverri
March 26, 2018
Intolerancia a la lactosa
May 14, 2018
Show all

Mitos y realidades de la “hidroterapia de colon”

La limpieza de colon normalmente se usa como una preparación para procedimientos médicos como la colonoscopia. Sin embargo, algunos especialistas en medicina alternativa y holística, recomiendan la limpieza de colon con el objetivo de “desintoxicar” al paciente. Se tiene documentada la llamada originalmente limpieza de colon, desde el año 1900, sin embargo en 1919 La Asociación Americana de Medicina desacreditó la teoría de la autointoxicación y condenó dicha práctica.

En años recientes, se ha vuelto a anunciar la hidroterapia de colon como un método no solo beneficioso sino necesario para las personas, siempre apoyándose en la idea de que el cuerpo necesita desintoxicarse. Quienes respaldan las limpiezas de colon consideran que las toxinas del tubo digestivo pueden provocar diversos problemas de salud, como artritis, alergias y asma. Además, sostienen que estas limpiezas mejoran la salud mediante la eliminación de toxinas, el aumento de energía y el mejoramiento del sistema inmunitario. Sin embargo, no existe evidencia de que la limpieza de colon produzca estos efectos

El cuerpo humano ya tiene un mecanismo para expulsar sus desechos. Si las clínicas que se dedican a aplicar dicho método aseguran que solo tiene resultado con aquellas personas sin problemas digestivos y que siguen una alimentación saludable, entonces ¿para que es necesaria esta terapia? Una persona que se alimente correctamente e ingiera suficiente líquido durante el día, tendrá un tránsito intestinal correcto y podrá desechar residuos del cuerpo de manera natural. Y en caso contrario, deberá recurrir al especialista en Gastroenterología para determinar la causa y tratamiento de su estreñimiento.


¿Qué es la hidroterapia de colon?

La limpieza colónica, también llamada irrigación colónica o hidroterapia de colon, es realizada por un especialista en procedimientos alternativos o puede ser realizada por el propio paciente. El procedimiento es similar a la colocación de un enema, sin embargo hay una gran diferencia en cuanto a la cantidad de líquido utilizada. El paciente se acuesta y agua en grandes cantidades, a veces hasta 16 galones (alrededor de 60 litros), y posiblemente otras sustancias como laxantes que contienen fosfato de sodio), hierbas (cascara sagrada, te, uña de gato) o incluso café, se introducen a través del colon. Esto se realiza mediante el uso de un tubo que se coloca en el recto. En algunos casos, se usan menos cantidades de agua que se dejan asentar en el colon por un breve período antes de eliminarlas. Este procedimiento puede hacerse en varias ocasiones en una sola sesión.

Los beneficios anunciados de esta técnica abarcan desde alivio de la fatiga, hasta tratamiento de cefalea, obesidad y artritis, además de, según se anuncia, mejorar sistema inmunológico y mejorar habilidades cognitivas.

 

¿Cuál es la evidencia?

La evidencia científica que valida los beneficios promocionados de este procedimiento, es limitada e insuficiente. No existen estudios científicos randomizados que lo apoyen.

 

Efectos adversos

La mayoría de reporte de efectos adversos incluye, desde los más leves como dolor abdominal, distensión, náusea, vómito, irritación perianal; hasta los más severos como falla renal y desbalance hidroelectrolítico, así como laceraciones o perforación rectal/abscesos pélvicos, toxicidad hepática y anemia aplásica con ciertas preparaciones herbales. Se han reportado casos de gangrena perianal, émbolos aéreos, intoxicación aguda por agua, septicemia y muerte por amebiasis. La FDA ha hecho varias advertencias públicas acerca de los riesgos y eventos adversos posibles de este procedimiento, no solo por las preparaciones, sino también por los dispositivos, no aprobados, utilizados para la introducción del líquido.

 

Advertencias para pacientes acerca de la hidroterapia de colon

  1. La hidroterapia de colon no es un procedimiento que tenga evidencia científica, no debe ser realizado si tiene historia de enfermedad gastrointestinal (diverticulosis, Crohn, CUCI, etc) o historia de cirugía de colon, hemorroides, enfermedad renal o cardíaca.
  2. Efectos secundarios incluyen, náusea, vómito, diarrea, mareos, deshidratación o anormalidades hidroelectrolíticas, falla renal aguda, pancreatitis, perforación colónica, infección, insuficiencia cardíaca.
  3. Los dispositivos utilizados para realizar el procedimiento, no están apobados para esto, no son adecuadamente desinfectados por lo qur los aparatos de irrigación se han asociado a contaminación bacteriana.
  4. Los que realizan el procedimiento no tienen una organización científica reconocida que los respalde como profesionales acreditados para dicho procedimiento.  

 

Comments are closed.